Cargando...

Archivo Histórico

Todo está guardado en la Academia

Martes 20 de Abril de 2021
La institución recibió una nueva donación de manos de un particular de nada más y nada menos que 16 ejemplares distintos de "Memoria y Balance" de Racing Club, que integran el periodo comprendido entre las décadas de 1930 y 1950. De esta manera el archivo académico incorpora a sus filas una parte más que importante de su historia, con el objetivo de seguir con la perpetua recuperación y construcción de la memoria.  
Todo está guardado en la Academia
“Todo está guardado en la memoria; sueños de la vida y de la historia”. Corría el 2001, un año que no sería uno más ni para el país ni para Racing Club. En medio de un estallido social sin precedentes desde la vuelta de la democracia a la Argentina, la Academia logró cortar con una sequía de títulos en el plano nacional que llevaba más de tres décadas. Dentro de ese contexto el cantautor León Gieco escribió una de sus canciones más recordadas y que pasaría a transformarse en un himno atemporal. Es que dentro de las estrofas de “La Memoria” se alude a un espíritu de militancia permanente desde la acción, para sostener de manera perpetua el recuerdo ante la negación de la verdad y en busca de actos de justicia que permitan recuperar la identidad una vez perdida o arrebatada. Y aunque el músico santafesino nunca mostró ningún tipo de signo que lo una al sentir académico, su poesía terminó por ser más que elocuente sobre un periodo que también sufrió nuestra institución al igual que el resto de la Argentina y que es necesario mantener presente desde el recuerdo y la lucha.

Durante varias décadas a partir de 1970 Racing sufrió de un progresivo deterioro tanto a nivel institucional como deportivo, que se tradujo en la pérdida no solo de su grandeza sino de un proceso destructivo que casi finaliza en su desaparición. Pero desde el retorno de la democracia académica a finales del 2008 los sucesivos gobiernos elegidos por el voto de la masa societaria han hecho su aporte para favorecer a la recuperación gradual en todas las facetas en las que se debía hacerlo. La deuda pendiente para con la historia comenzó a saldarse a partir de mediados del 2016, cuando comenzó a gestarse el proyecto que hoy es una realidad racinguista cada vez más latente: al Archivo Histórico . Este área funciona hace más de cuatro años y medio con el trabajo mancomunado de la institución junto a un grupo de socios y socias que permanecen activos desde la fundación del espacio y que ha logrado, entre otros hitos, la restitución de una gran cantidad de invaluable material que en su momento había desaparecido tras los sucesivos periodos de vaciamiento que sufrió el club a lo largo de tres décadas.

Y en esta jornada otro gran pedazo de historia académica retornó al lugar que le pertenece, gracias al aporte popular que entiende que más allá del sentir por los colores, la restitución del pasado resulta imprescindible para entender la construcción del presente y la proyección de un futuro que no repita los errores cometidos en épocas que ya forman parte de los anales del tiempo. Al igual que el año pasado en que ya se había recibido una importante donación , el Archivo obtuvo de manos de un particular la cantidad de 16 ejemplares de “Memoria y Balance” de Racing, que corresponden a distintos años dentro del periodo comprendido entre 1930 y 1950. Sin dudas un aporte invaluable para el club que le permite contar al día de la fecha en su archivo con casi la totalidad de los ejemplares oficiales que retratan el acontecer social, deportivo y económico de la institución.

 Al igual que el denominador común de las acciones del área es uno solo y corresponde a la restitución y al mantenimiento de la memoria racinguista, en este caso la persona responsable de tamaño gesto también aparece como el mismo factor dentro de esta ecuación. Se trata de Julián Rodríguez, que a principio del 2020 ya había dejado su huella al acercar varios números de “Memoria y Balance” de diferentes periodos. En esta oportunidad el hombre que se desempeña como instructor de danzas en su vida cotidiana le hizo llegar al Archivo Histórico mediante el nexo con Cristina López, una de sus integrantes, una nueva donación comprendida por 16 números distintos con respecto a los acercados hace poco más de un año y que permite engrosar el patrimonio historiográfico del club.

Las raíces racinguistas de Rodríguez le permitieron valorar el hecho de la importancia del material en sí mismo, más allá de no comulgar de manera específica con el sentir hacia nuestros colores. Pero el hecho de que las mencionadas ediciones lo unieran al recuerdo de su querido abuelo como un legado recibido por éste tras su fallecimiento, le hicieron tomar la decisión de permitir que los mencionados impresos pudieran estar en el lugar del cual habían surgido.
 
“La memoria estalla hasta vencer, a los pueblos que la aplastan y no la dejan ser libre como el viento”, grita otro de los versos hecho carne por Gieco en su icónico tema. Y los hechos encolumnados detrás de la memoria no paran de darle la razón a esa prédica hecha canción, ni dentro de la sociedad, ni dentro de nuestro club. Espacios como el Archivo Histórico entrelazados junto a acciones como la de Julián Rodríguez seguirán favoreciendo sin dudas a que Racing no vuelva a perder nunca más una parte vital dentro de su existencia, para saber lo que pasó, entender lo que sucede y proyectar lo que vendrá.

Notas relacionadas

Para archivar en la memoria

Archivo Histórico

Boleto hacia la gloria

Archivo Histórico

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...