Cargando...

Efemérides

Machado da Silva, Batuta eterno

Jueves 30 de Septiembre de 2021
Hoy se cumple el primer aniversario del fallecimiento de quien brilló con nuestra camiseta durante el Torneo Metropolitano de 1969 y fue no sólo uno de los jugadores más destacados, sino también el goleador a lo largo de aquel certamen. Racing enaltece su figura y mantiene presente su recuerdo, como lo hace con aquellas personas que han dejado una huella para siempre en la historia del club.
Machado da Silva, Batuta eterno
Nunca está de más el recordar el siguiente detalle que no es para nada menor: Racing Club cuenta en su haber con 118 años de vida de una riquísima historia y un pasado repleto de gloria. Y como eso ya es sabido, es también irrefutable el hecho de que luego de tantas jornadas a lo largo del tiempo fueron construidas por una larga lista de galería de símbolos que forjaron la identidad del club, desataron el amor de multitudes y le entregaron a nuestra institución la grandeza de la que todavía hoy disfruta. Nuestra historia no empezó ayer y merece ser contada, ya que es fundamental conocerla para saber quienes somos y hacia dónde vamos. Por eso, como homenaje respetuoso y como saludo eterno, se recuerda a éstos grandes en las fechas que ya les pertenecen. A los ídolos académicos, simplemente gracias. Ayer, hoy y siempre.

Técnica, personalidad y olfato. Todo junto en una misma persona. Todo junto en mismo futbolista. Los que lo vieron jugar no dudan ni un segundo: era un verdadero fenómeno con la pelota en los pies. Los que disfrutaron de su calidad lo tienen clarísimo: era tanta su capacidad que producía multitudinarios asombros en las tribunas. Wálter Machado da Silva estuvo solamente un año en Racing pero ese tiempo fue suficiente para transformarse en una figura importante del equipo. Llegó a principios de 1969, proveniente de Flamengo, y se quedó hasta fin de año, cuando regresó a su país natal para seguir allí con su carrera deportiva.

Silva o Silva Batuta, como era conocido en Brasil, nació el 2 de enero de 1940 en Ribeirão Preto, un municipio del Estado de San Pablo. Comenzó su exitosa carrera en San Pablo y, luego, pasó por Botafogo, por Corinthians, por Flamengo, por Vasco da Gama, por Barcelona y por Santos. Su debut con la camiseta celeste y blanca sucedió el 23 de febrero de 1969 en un empate en cero ante Los Andes. Ese día, se fue expulsado y fueron pocos los que creyeron que rendiría. Sin embargo, su impulso goleador arrancó el 9 de marzo, en un triunfo por 2 a 0 frente a Estudiantes, y ya no se detuvo. Así llegó a deslumbrar a propios y a extraños con un fútbol contundente que producía asombros cotidianos. Y a pesar de que tuvo una estadía breve en Avellaneda -tan solo un año durante 1969- con la casaca académica, le fue suficiente para llegar a meterse en el corazón de la hinchada.

Machado se transformó en una de las máximas figuras de un plantel que estaba en proceso de recambio luego de la gloriosa gesta Intercontinental en 1967. Proveniente de un Flamengo en el que ya era ídolo, anotó en Racing 14 goles en 28 partidos durante el Torneo Metropolitano del 69 y se convirtió de este modo en el primer brasilero de la historia del fútbol argentino en terminar como máximo artillero del campeonato de Primera División, antes de emigrar de nuevo a su tierra para ponerse la casaca del Vasco da Gama. Además, en el plano internacional, integró la delegación del Scratch que disputó el Mundial de 1966 en Inglaterra. Llegó incluso a jugar el primer encuentro de la más destacada cita del fútbol internacional. 

Tras su retiro de las canchas trabajó en las inferiores del Flamengo y lejos de quedarse embelezado con las mieles de sus tiempos de figura, demostró que no hay edad para la autosuperación personal si las ganas están presentes: asistió a la universidad, se graduó en la Facultad de Derecho en el 2006 e incluso llegó a ejercer la profesión durante algunos años. Pero a finales de septiembre del 2020 y en medio de la pandemia de coronavirus que azotaba de manera brutal no sólo a su país sino al mundo entero, Batuta dijo basta. Había sido internado en el Hospital Pró-Cardíaco de Río de Janeiro como positivo de COVID-19 y tras diez días en los que su estado de salud se complicó de manera irreversible, falleció a los 80 años de edad.

Racing vuelve a demostrar su eterno agradecimiento y respeto hacia la figura de quien fuera un gran ídolo dentro de la historia de nuestra institución. Por eso en este día y en cada día el club tendrá por siempre presente el recuerdo eterno de Batuta, de sus goles y de su amor por la Academia.

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...